Nuestra Visión

El conjunto de directivas, propósitos e intenciones que CHW persigue como sitio. Pensamos que el aporte que podemos hacer al público, como principio fundamental, es acercar el mundo de la computación al usuario no instruído. Pensamos que de esa manera podremos engrosar la comunidad de aficionados, lo que redunda en beneficio de todos, desde el más novato hasta el experto.

 

Acercar y revelar la tecnología al principiante

Pensamos que el aporte que podemos hacer al público, como principio fundamental, es acercar el mundo de la computación al usuario no instruído. Pensamos que de esa manera podremos engrosar la comunidad de aficionados, lo que redunda en beneficio de todos, desde el más novato hasta el experto.

Creemos, por un lado, que ilustrando de manera amena la forma en que la industria relacionada va evolucionando, desarrollando estrategias, jugando un verdadero partido de ajedrez en múltiples frentes, el usuario puede hacerse una idea de la marea cambiante e inestable de la cual el ojo poco entrenado sólo percibe el resultado final.

Hay capas bajo capas bajo capas, y detrás de cada producto hay duelos interminables entre empresas competidoras, fintas y contrafintas, cadenas de distribución que colapsan o que ejecutan un movimiento brillante, y muchas cosas más. Para el ojo no entrenado, la coreografía global de la industria resulta invisible. Como sitio, pensamos que esa trama invisible es tan fascinante, que al volverla visible podemos encantar a muchos que desconocen su existencia

Enseñar con paciencia

Sostenemos, como uno de nuestros principios intransables, que nunca se puede ser demasiado paciente. Que siempre habrá un usuario más que no entienda, que necesite ayuda a nivel básico, que no sepa ni encender un computador.

Mientras ese usuario exista, existirá lugar para la paciencia, porque aunque hayas explicado lo que sabes un millón de veces, te encontrarás con alguien que nunca te haya escuchado, y necesite tu ayuda. Si en ese momento se te acaba la paciencia y lo envías a preguntarle a google, entonces todo tu conocimiento no habrá servido de nada. Sucede que si todo lo que aprendiste tenía por objeto conseguir el reconocimiento de tus amiguis, o la admiración de los más novatos, quizá hubiese sido mejor que no te molestaras en aprender.

Trabajo de calidad sin tener que acudir a sitios extranjeros

Pensamos que en nuestro continente, nuestra América morena y latina, aunque estemos al otro lado del mundo y no contemos con todos los recursos de otros países, sí existe el conocimiento, la voluntad y los medios para realizar un trabajo completo y serio. Y es por eso que nos esforzamos en conseguir las piezas necesarias para llevar a cabo reviews de hardware que difícilmente un usuario promedio podría probar, y afortunadamente hemos contado con apoyo fabricantes, agencias y hasta retailers.

La misma filosofía se aplica a todos los contenidos del sitio. Queremos acercar la computación al usuario no experto, y para eso apelamos a un lenguaje sencillo y directo, pero no por eso menos preciso. No vamos a refugiarnos en tecnicismos ni a pretender que somos seres superiores por manejar este medio de comunicación. Somos personas iguales a nuestros lectores a quienes la vida nos puso por delante una misión, y la cumplimos lo mejor que podemos sin autosuficiencia.

Generar un ambiente grato dentro del sitio y fuera de él

Pensamos que como comunidad orientada al hardware, todos los sitios latinos constituímos un ecosistema que va evolucionando, y que se retroalimenta. En ese sentido, aunque pueda existir una sana competencia por ser los mejores, cada otro actor de la escena web ayuda a que el ambiente en su conjunto sea más completo y de mejor nivel.

Por lo mismo, pensamos que hay que tener muy en claro que pese a la competencia interna, la existencia de mi vecino también enriquece nuestro sitio, y que el objetivo último es ser mejores, y no simplemente mejores que el vecino. Nuestras energías siempre irán en pos de entregar un trabajo de buena calidad, nunca a denostar a nuestros pares o competidores. Tenemos energías limitadas y elegimos gastarlas en ejercitar el perfeccionamiento,  la creatividad y el trabajo honesto.

Pensamos también que para generar un ambiente grato debe existir un trato de caballeros entre todos los participantes de una competencia. No importa cuánto desee uno alzarse con el triunfo, ni cuan noble sea el propósito. Hasta en una guerra hay ciertos códigos de honor que se respetan y le dan un sentido a los ideales que se defienden. La guerra sin integridad, sin honor, la guerra en donde se recurre a puñaladas en la espalda y emboscadas malintencionadas, no es guerra: es simple delincuencia, simple vandalismo, y todos sabemos que los delincuentes no defienden ningún ideal: sólo buscan beneficio personal y dañar al que se oponga.

Es en atención a esta filosofíaque hemos estrechado lazos con otras comunidades orientadas a la computación y sus relacionados, porque lejos de verlos como enemigos, son para nosotros actores complementarios y necesarios para que exista una masa crítica. No se puede sacar adelante un cambio tecnológico si lo impulsan tres pelagatos. Y aunque esos tres pelagatos podrían decir orgullosos: "somos los únicos!" la verdad es que no lograrían hacer nada por sí solos.

La escena local necesita volumen, necesitamasividad, y eso lo aportamos entre todos los portales dedicados directa o indirectamente al tema.

Sin ir más lejos, hemos concretado interesantes proyectos en común con portales como Frag, Zoomby, Watercooling y otros. Tenemos interesantes vínculos con otros sitios nacionales e internacionales, con los cuales desarrollamos intercambios de banners y compartimos material. Ese es el espíritu que queremos, esa es la relación que queremos tener con otros portales, sean o no competencia directa. Nos atrevemos a esperar, también, que esos portales piensen lo mismo que nosotros en vez de hacernos la guerra, porque no estamos interesados en contestar.

¿Porqué uno hace lo que hace?

La raíz de todo acto noblemente ejecutado debe ser, primero, el amor por lo que uno hace y, segundo, el aprecio por mi prójimo, que me permite construir no sólo para mí sino también para el resto, para legar información útil y no ser sólo un ente que pasó por la vida sin dejar rastro.

Aunque  a título personal en ocasiones me siento muy satisfecho de los contenidos que generamos para el sitio, soy consciente de que hay que luchar cada día contra la soberbia y no dejarnos llevar por la autocomplacencia. Cada día siento que podemos hacerlo mejor, que no debemos conformarnos con lo que entregamos ayer, sino concentrarnos en lo que entregaremos mañana, y hacerlo siempre poniendo todo de nosotros en nuestro trabajo.

Si en cambio me deleitara en escuchar los elogios que recibo sobre mi trabajo, si dejara crecer en mí el bichito de la soberbia, podría obtener grandes satisfacciones personales y ¿Saben? Podría hacerlo... pero en el momento en que lo hiciera, todo mi trabajo se volvería basura, y es que, entiéndanlo bien, no hay nada de malo en sentirse orgulloso de lo que uno hace. No hay nada de malo en obtener autoestima del trabajo bien hecho, porque ese orgullo no te priva de la humildad. Aunque estamos orgullosos de hacer un buen trabajo, sabemos que nuestro trabajo no es perfecto, que está sujeto a mejoras y críticas. Y en ese sentido, nuestro trabajo es tan perfectible como el trabajo de mi vecino, sea amigo o rival.

Y cuando amas lo que haces, y tienes estima por tus lectores aunque no los conozcas, entonces tu trabajo tiene sentido aunque sea defectuoso. Tu trabajo tiene un propósito que no es simplemente ganar reconocimiento de tu círculo de aduladores.

Palabras al cierre

En este sitio creemos que no hay conocimiento, por banal o básico que este sea, que no merezca ser compartido. Que no hay maestro, por erudito que este sea, que no pueda aprender algo del más sencillo de nuestros novatos. El espíritu que nos mueve no apunta a ser más bacán que mi prójimo, sino a que mediante mi conocimiento, mi prójimo pueda ser mañana más bacán que ayer.

Pensamos que la soberbia no es un problema de plata, no es un problema de conocimiento, no es un problema de vocabulario o talento. Simplemente es un problema que afecta el corazón de las personas, y contra eso ni toda la plata, ni todos los libros del mundo te pueden curar.

Como sitio, renunciamos a la gravedad, renunciamos a la prepotencia, renunciamos a la soberbia. Como sitio, creemos que hay que hablarle al usuario con palabras simples, amables y amenas.

En cambio, abrazamos el buen humor, la camaradería, la calidez para con los demás, el optimismo, el profesionalismo en nuestro cometido, y te prometemos que mientras nos duren las fuerzas, nada nos hará cambiar.

Felipe Figueroa, Marzo 2004

powered byDisqus