ViewSonic VX2835wm

Dicen que el tamaño no importa, pero ViewSonic piensa lo contrario trayendo a nuestros laboratorios el monitor más grande que nos ha tocado revisar a la fecha, con un tamaño de  28". Obviamente no le tememos a los grandes retos y en esta revisión indagamos si el refrán se aplica a los paneles LCD.

Casi toda la industria del hardware tiende a la miniaturización; procesos de manufactura más pequeños para procesadores y tarjetas de video, gabinetes estrechos para albergar HTPCs, notebooks ultraportátiles, etcétera, pero los monitores siguiendo su vida de disidencia siendo cada vez más grandes, y si hace algunos años los CRT de 17 pulgadas se consideraban masivos, hoy la presencia de los LCD ha dejado este número como lo mínimo razonable para trabajar con comodidad.

En el otro extremo de la escala empezamos a ver los representantes más masivos de esta categoría, y hoy tenemos a nuestra disposición uno de los más grandes del mercado, un ViewSonic VX2835wm, con una diagonal visible de 27,5". Al contrario de los Cinema Display de Apple y algunas ofertas de Dell para este mismo segmento, el VX no trae paneles especiales ni retroiluminaciones excéntricas, sino que es un "simple" monitor con sobredosis de hormonas y que trata de ganar terreno a punta de fuerza bruta manteniendo un costo relativamente aterrizado.

Como ya sabemos, las primeras impresiones de poco nos ayudan en este mercado, y ha llegado la hora de analizar a este gigante.

Primera Mirada

Digno de su contenido, el empaque del VX2835wm es nada menos que masivo, casi alcanzando una forma cúbica. De comprar este monitor la primera orden del día será conseguirse un vehículo particular, si es que cabe dentro, claro.

La caja tiene un aire agradablemente limpio, sin millones de logotipos ni largas listas de siglas inentendibles, y sólo notamos el punteo de bondades al que nos tiene acostumbrado ViewSonic, mencionando su resolución nativa de 1920x1200 píxeles y rápido tiempo de respuesta de sólo 3 milisegundos. Sumando características apetecibles y restando facultades con mala relación beneficio / costo, parece que ViewSonic apuesta por el jugador que busca la inmersión en sus títulos a una de las resoluciones más altas disponible en la actualidad sin quedar en bancarrota en el proceso.

El conjunto de accesorios es sólido, vemos el típico abanico de manuales y garantías, cables de poder, RCA, D-Sub (VGA), audio y, el más interesante, uno que en un extremo posee un conector DVI y en el otro un HDMI ¿Para qué? Verán, mis contertulios, el VX2835wm no tiene entrada DVI por algún motivo que no trataremos de descifrar, así que si nuestro PC no dispone de salida HDMI tendremos que utilizar este híbrido para aprovechar la única entrada digital del monitor.

Sacando por fin al monitor de su guarida, el VX resulta masivo a primera vista y con un peso acorde, pero mantiene la estética de muchos de los otros monitores ViewSonic que hemos visto, sólo que a mayor escala. El cable de audio era una pista bastante buena de lo que nos esperaba dentro, pues el VX incluye un par de parlantes de 3 vatios con una calidad esperable para estas soluciones integradas.

Un vistazo lateral nos da cuenta del grosor que requiere el equipo para trabajar y mantener una estructura sólida, además del marco en pintura plateada y un suave diseño curvado apenas perceptible en la caída a su base.

Las exóticas aves de ViewSonic no se hacen esperar, agregándole un toque de color a diseños usualmente dominados por el negro y el plateado, por suerte su acabado es razonable y no le hacen perder diseño al monitor.

En estos órdenes de magnitud, cumplir con la norma Energy Star es casi una exigencia para evitar las peleas a fin de mes por las cuentas de electricidad, y con un consumo de 65 vatios, el VX se comporta bastante bien en este punto a pesar de sus dimensiones.

La disposición de botones y estética del VX2835wm sigue las líneas tradicionales de Viewsonic, y si bien funciona sin complicaciones, no es particularmente cómoda para navegar por el OSD del monitor.

En su amplia espalda, el monitor sólo muestra su decisión de utilizar los puertos de forma vertical, una posición que facilita el orden, pero que complica la tarea de conectar y desconectar dispositivos.

Como decíamos hace un par de párrafos, el VX corta las esquinas que considera innecesarias para recortar costos, y su tradicional base de plástico (con interiores metálicos) justifican esta suposición. Considerando el tamaño y peso del monitor, hubiese resultado imposible implementar sistemas de pivote y rotación en otros ejes, así que tampoco podíamos aspirar a mucho más.

Finalmente tenemos la curiosa disposición de puertos del VX2835wm. DVI brilla por su ausencia, pero los conectores HDMI y D-sub tratan de suplirlo, mientras que conexiones composite, por componentes y S-Video se pueden encargar de recibir señales de equipos distintos a un PC (consola, equipo de DVD, etcétera). Finalmente notamos las conexiones de audio tradicionales en 3,5 mm.

Especificaciones Técnicas

Antes de nuestro desfile de gráficos y números tomamos un respiro y revisamos las especificaciones que ViewSonic nos da para el VX2835wm:

La clásica combinación de panel TN e iluminación basada en cátodos (i.e.: la del 95% de los monitores) hace su aparición, anunciándonos un monitor relativamente estándar a pesar de sus dimensiones y apto para jugadores. Esto último se confirma con la resolución convencional más alta disponible (1920x1200 – WUXGA) y un tiempo de respuesta de apenas tres milisegundos. Este número se consigue gracias a la tecnología ClearMotiv de ViewSonic, un nombre propietario para el conocido Overdrive, técnica que aplica un sobrevoltaje a los giros de los cristales líquidos del panel para acelerar sus movimientos y que describimos con más cuidado en la revisión del VX1940w.

Finalmente hacemos hincapié en el brillo prometido de 500 cd/m2 para el panel, muy por sobre lo que cualquiera de nosotros podría necesitar en el día a día. ViewSonic finalmente da una lección de honestidad anunciando un contraste de dignos 800 : 1, más que razonable si lo logra cumplir y lejos de números como "1.000.000 : 1" o incluso "infinito" que nos ha tocado ver en este mundo fanático de los números grandes.

OSD – Menú de configuración

La mitad de la calibración final del monitor (y la que usualmente está disponible para cualquier usuario) se lleva a cabo en el OSD del monitor, encargado de su configuración interna de brillo, contraste, equilibrio de colores primarios, etcétera.

El VX2835w no nos maravilla ni decepciona en este punto, es capaz de manejar todos los parámetros básicos sin complicaciones.

Niveles de contraste y brillo.

Selección de puerto de entrada de video.

Ajustes de audio.

Balance automático o manual de colores.

Información de la señal y del modelo del monitor.

Algunas configuraciones manuales adicionales, en las que notamos los menúes de "OptiColor" de ViewSonic para tratar de mejorar artificialmente algunos tonos y la capacidad de hacer PIP (Picture-in-Picture) entre señales análogas y digitales.

Finalmente, algunas configuraciones más específicas.

Plataforma y Metodología

Plataforma de Pruebas

Intel Core 2 Duo E4300
Gigabyte 965P DS3
Mushkin HP2-5300 (2 x 512 MB)
Seagate Barracuda 7200.10 (160 GB)
ATI X1900 All-in-Wonder
ViewSonic VX2835wm

Metodología de Pruebas

A falta de habilidades especiales o capacidades exóticas (que parecen ser la tónica de las últimas revisiones de monitores), nos ceñimos fielmente a nuestro artículo de metodología de revisión de monitores, agregando las pruebas de input lag para señales composite, S-Video y por componente, números especialmente importantes pues los monitores parecen tener problemas con el post-proceso de estas señales, retrasando preciosos milisegundos de juegos que requieren de reflejos instantáneos.

Pruebas Sintéticas

Informe preliminar

Manteniendo la configuración de fábrica, abrimos las pruebas con el informe de calibración

El desempeño por defecto del VX se ve muy prometedor, con una corrección gamma y temperaturas razonablemente cercanas al ideal, pero con un brillo fiel a las especificaciones en el papel y que asciende a la escalofriante cifra de 434 cd/m2, por suerte este es de los parámetros más fáciles de controlar, así que no debiera representar un problema a largo plazo.

El rango cromático se apega (superando ligeramente) el estándar sRGB, y si bien varios diseñadores se sienten limitados por esta región, es suficiente para los fines terrenales.

El alto brillo tomó su cuenta en la precisión de los grises oscuros, pero el desempeño de los colores primarios es simplemente excelente para una configuración por defecto, y los tonos pasteles sólo se vieron arrastrados por el error en los grises. En último término el alto brillo parece ser el culpable de la mayoría de estos males, y sólo esperamos ver el resultado de la calibración final para ver si el monitor vive a sus expectativas.

Además de desvirtuar algunos colores, el brillo también elevó el blackpoint del monitor a mediocres 0,56 cd/m2, un número altísimo para el que se supone es el "no color" que no emite luz. Combinando este valor con el alto brillo del panel calculamos un contraste de 810 : 1, en línea con lo que prometía ViewSonic pero muy poco equilibrado.

Homogeneidad de iluminación

Rompiendo la tendencia de "centro brillante, bordes oscuros" del común de los monitores con retroiluminación por cátodos fríos, el VX presenta una distribución sumamente inusual:

O dicho de una forma bastante más entendible

Concentrando la mayoría de su iluminación en el extremo izquierdo, el VX2835wm tiene uno de los esquemas más extraños que hemos visto a la fecha, y sólo lamentamos su fuerte caída en torno a su esquina superior
derecha.

Retraso de entrada

Hasta ahora parecemos estar frente a una alternativa decente para jugadores, y es hora de ver si las respuestas de entrada ("input lag") del VX cumplen con las exigencias, pues una latencia alta bien puede arruinar cualquier experiencia de juego, y ni siquiera la tarjeta de video más potente nos puede salvar de este fenómeno.

Partimos con las pruebas usando el enlace más tradicional, el DVI / HDMI. Una latencia de 35 milisegundos (en promedio) nos atrasa cerca de dos cuadros de imagen, y si bien es algo alto para el promedio en esta clase de monitores, sigue siendo imperceptible al común de los mortales.

La historia en las señales análogas es bastante distinta, 101 milisegundos de latencia al usar una conexión composite es sencillamente inaceptable fuera de las películas en DVD, y es una suerte que la migración a HDMI esté virtualmente terminada en las consolas actuales.

Las señales por Super Video siguen una suerte similar, con un retraso de cerca de 62 milisegundos, que representa cerca de cuatro cuadros y que es fácilmente perceptible.

Finalmente vemos a las señales por componentes con un retraso también cercano a los 60 milisegundos.

Tiempo de respuesta

Como decíamos en su momento, el VX2835wm utiliza Overdrive para disminuir su tiempo de respuesta a cerca de tres milisegundos, y si bien esto suena muy bonito en el papel, en la realidad el sobrevoltaje requerido para esto puede generar transiciones extrañas de colores y desperfectos en los movimientos de los cuerpos si no se aplica con cuidado.

Nuestro mejor caso es una imagen sumamente nítida y bien definida, en la misma liga que los paneles de 2 milisegundos, y los desperfectos productos de ClearMotiv son nulos, o por lo menos invisibles al ojo. La estela detrás de la figura es característica de los paneles con Overdrive y presenta algunas diferencias con las que estamos acostumbrados a ver en otros monitores.

El peor caso sólo muestra dos "imágenes fantasma" del cuerpo, un resultado simplemente espectacular y que garantiza la desaparición del ghosting para todos los efectos prácticos.

Derrames de iluminación

La iluminación excesiva no ha dicho su última palabra, y antes de partir se lleva consigo la homogeneidad de iluminación trasera consigo:

Un derrame en la equina inferior derecha se extiende por el lado inferior del monitor y que reaparece en la esquina superior izquierda son las aberraciones más notables en la homogeneidad, que debieran normalizarse bastante al controlar el brillo.

Calidad de gradientes – Banding

El VX pasó las pruebas de gradientes de colores básicos sin mayores sobresaltos, un comportamiento que es la norma desde la maestría en la manufactura de paneles TN, por lo que no hay otras observaciones.

Ángulos de visión

Puede ser lo bastante grande como para verlo sin necesidad de inclinar la cabeza, pero esto no salvará al VX de nuestra prueba de ángulos de visión.

La imagen frontal es (muy) brillante y consistente, y los colores se mantienen constantes a pequeñas oscilaciones naturales de la cabeza.

Los ángulos horizontales son benévolos con el monitor, la deformación cromática se limita al ya típico oscurecimiento de la imagen.

Los ángulos verticales mantienen su calidad de tabú para los paneles TN, y la mirada inferior justifica plenamente el porqué con su inversión de colores y deformaciones varias.

Calibración y Pruebas Subjetivas

Calibración

El VX2835wm prometía bastante en las pruebas preliminares de calibración, y es hora de ver si cumple con su palabra.

Como siempre, calibramos el monitor utilizando el colorímetro Blue Eye Pro de LaCie junto con la suite de calibración con la que viene incluido. El proceso inicialmente nos pide regular el brillo y contraste de la pantalla, además del equilibrio de colores (si está disponible). Después de corregir los desperfectos más graves con los controles manuales, el sistema automático entra a la carga generando un LUT (Lookup table) a medida para nuestra tarjeta de video que queda en manos de un archivo de perfil de calibración.

Controlando fuertemente el brillo y con algunas otras modificaciones más leves, el VX muestra su potencial con una calibración muy buena, aunque esperábamos mantener los tonos primarios bajo un control más estricto.

El deltaE promedio de 0,7 es elogiable, especialmente por el buen control de la paleta de grises, mientras que todos los demás parámetros se mantienen en un nivel casi perfecto.

Con la nueva configuración el punto negro bajó hasta 0,20 cd / m2, y si bien esperábamos un resultado algo más halagador, le bastó para alcanzar un contraste final de 595 : 1.

Pruebas Subjetivas

Dejamos de lado los números y tablas
entrando a la evaluación subjetiva. Como contamos por primera vez con un monitor con soporte para FullHD (1080p) utilizamos algunos de estos videos, que al correr en su tamaño nativo se ven simplemente espectaculares en este panel si nos olvidamos de las franjas negras horizontales en los extremos superior e inferior del monitor.

Prueba en video 1080p

Bastaron pocos segundos de video para darnos cuenta que el brillo sería un compañero indeseable, así que rápidamente lo rebajamos a un nivel (intuitivamente) agradable a la vista, y entonces el VX mostró todo su potencial. Al mostrar las fuentes a resolución nativa su nitidez fue soberbia y representación de colores casi perfecta, y de hecho imperceptible de no tener el referente aún guardado en la retina.

Aún con el brillo rebajado, los negros pierden algo de profundidad que sólo podemos atribuir a la calidad intrínseca del panel, y su efecto sólo es ligeramente más marcado que en un panel tradicional.

Prueba en juegos

Como siempre, recurrimos a The Elder Scrolls IV: Oblivion para las pruebas en juegos, en esta ocasión corriendo a la resolución que teníamos disponible (1920x1200) con el inevitable impacto en rendimiento que trajo consigo. Armados con un poco de paciencia (especialmente en parajes abiertos), nos lanzamos a la exploración de cuevas y ciudades.

Al igual que en las pruebas de video, los paisajes fueron dibujados de forma impresionante, con colores naturales en las escenas al aire libre y tonos más marcados cuando eran requeridos.

Tal y como medimos en las pruebas sintéticas, la latencia de entrada (rebajando la calidad a un mínimo para evitar la intromisión de la tarjeta de video) fue nula, como también el ghosting y las posibles aberraciones producto del overdrive.

Los efectos de la calibración fueron virtualmente nulos, controlar el brillo "al ojo" basta y sobra para obtener una buena calidad de imagen.

Quizás antes de cerrar esta sección sería bueno comentar que las dimensiones masivas de la pantalla hacen del título una experiencia casi envolvente, cubriendo buena parte del campo de visión frontal sentados a unos 60 – 70 centímetros de la pantalla, experiencia que, si bien no es muy útil para el trabajo de ofimática, es un placer para los jugadores que buscan el mayor realismo posible.

Conclusión

Usualmente los monitores de gran tamaño están pegados con un panel de alta calidad (PVA, MVA, IPS, etc.) y un precio igualmente elevado, dejándolos fuera del alcance de quienes buscan un equipo amplio y accesible, usualmente para trabajar en aplicaciones que se ven beneficiadas del tamaño adicional (edición de imágenes al nivel del píxel) o bien para fines más recreativos con el objetivo de tener una experiencia más envolvente. De esta necesidad nace el VX2835w, que recorta lo justo y necesario para entrar a este nicho sin sacrificar lo esencial, y con un desempeño impresionante en su configuración por defecto como guinda de la torta.

Con resultados consistentes para la mayoría de las pruebas, el VX sólo tropieza en la carencia de un puerto tan básico como lo es el DVI y con una latencia casi inaceptable en sus entradas de video aledañas. La inclusión de parlantes también es un tanto excéntrica para los nichos a los que apunta, y si bien su inclusión no reduce la calidad del producto, sí aumenta su costo. Hablando de precios, el monitor está disponible en nuestras costas con un precio de unos USD$940, aproximadamente 580.000 pesos chilenos. Esto es ligeramente alto en comparación con ofertas como el UltraSharp 2709W, que si bien sólo es de 27", cuenta con un panel PVA y, presuntamente, mejor calidad de construcción.

Finalmente sólo tenemos una palabra de advertencia. Desde las 24" hacia arriba se pierde parte de la capacidad de cubrir todo el monitor de una sola mirada sin mover el cuello, por lo que el trabajo de oficina y la lectura de textos a ancho completo puede no ser cómoda si estamos a una distancia promedio del panel. Ciertamente esta precaución es válida para cualquier monitor, pero basta para desmentir el mito de que siempre "más es mejor".

Lo Bueno

  • Excelente desempeño por defecto en casi todos los puntos.
  • Grandes dimensiones, especialmente útil para juegos.
  • Resolución WUXGA (1920x1200).

Lo Malo

  • Conectores auxiliares poco útiles para juegos.
  • Ausencia de puerto DVI.

Lo Feo

  • Se esperaría un precio más competitivo en tiendas fuera de EE.UU.

Comente este análisis.

powered byDisqus