Apple finalmente comenta ola de suicidios en Foxconn

Además Guo Tai-Ming cambió los exorcistas por psiquiatras.

Supongo que todos estarán al tanto de la "compleja" situación que se vive en las fábricas de Foxconn, ubicadas en Shenzen, China. Si no saben de qué les hablo, pueden leer sobre las miserables condiciones en que trabajan los empleados encargados de fabricar componentes electrónicos para grandes empresas como Apple y Dell (ojo, para que vean que los poseedores de un iPhone no son los únicos que debieran tener cargo de conciencia), y cómo ello ha impulsado una seguidilla de suicidios.

Ciertamente todos sabemos que en China las condiciones laborales no son las mejores, pero lo mínimo que se esperaría de las grandes compañías que subcontratan a empresas menores como Foxconn, es que ofrecieran algunas disculpas o palabras de buena crianza (y quizá que manden exorcistas de refuerzo).

Mucha agua ha pasado bajo el puente y cada día se van sumando más y más suicidios, engordando una polémica que no parece tener fin. Por ello, Apple y Dell han decidido romper su silencio y ofrecer algunas palabras a propósito del caso Foxconn.

La compañía de El Jobso comunicó:

Estamos muy tristes y consternados por los recientes suicidios en Foxconn. Estamos en contacto directo con los directores de Foxconn y creemos que están tomando este asunto muy seriamente. Un equipo de Apple se encuentra evaluando de forma independiente los pasos que ellos están tomando para manejar estos trágicos eventos y nosotros continuaremos nuestras inspecciones en curso de las instalaciones donde nuestros productos son fabricados.

Por su parte, las palabras de la empresa texana fueron las siguientes:

Esperamos que nuestros proveedores empleen los mismos altos estándares que nosotros en nuestras propias instalaciones. Nosotros hacemos cumplir estos estándares a través de una variedad de herramientas, incluyendo "el código de conducta de la Industria Electrónica", revisiones de de negocios con proveedores, auto-evaluaciones y auditorías.

Pero el mandamás de la empresa maldita tampoco se ha quedado de brazos cruzados. Con el objetivo de despejar toda duda, el CEO de Foxconn, Guo Tai-Ming, ha convocado a la prensa a pasear por las instalaciones de la compañía (me imagino que montarán un aparataje más o menos similar al utilizado en los campos de concentración judíos, donde pretendían hacerlos lucir como balnearios o centros de esparcimiento ante las esporádicas visitas; o como el que monta el casino de mi universidad cuando aparecen los fiscalizadores).

Las emotivas palabras del personaje que antes hubiera pensado que el problema pasaba por las malas vibras, fueron las siguientes (traducción libre):

Queremos que cada empleado esté feliz trabajando aquí, y con una vida igualmente feliz. Ésta es nuestra meta, la que ha sido publicitada, y no la cambiaremos ni hoy ni el futuro. Lo que hay que cambiar es fortalecer aquello en el futuro. Hemos llevado a cabo un gran trabajo, tenemos 70 psiquiatras para prevenir suicidios, hemos entrenado a 100 trabajadores voluntarios para el departamento de cuidado y asesoramiento; ellos necesitan pasar un examen para calificar para esto.

Finalmente, el CEO afirma contar con un recientemente instalado sistema de prevención de suicidios, con un grupo de 50 miembros trabajando.

Dicho lo anterior, ahora entiendo todo. El problema no pasaba por mejorar las condiciones laborales de los trabajadores afectados, sino por evitar que se ahorquen, o cambiar los exorcistas por psiquiatras.

Herejes los que hayan dudado de las intenciones de Guao Tai-Ming de hacer felices a sus trabajadores...

Link: Apple Speaks Out About Foxconn Suicides (Gizmodo)

powered byDisqus