El Mega-millonario e ilícito mundo de MegaUpload

La historia de MU que Uds. no conocían.

Megaupload, paraíso de aquellos exiliados del otrora excelente servicio de hosting de archivos, Rapidshare, que actualmente está entre la espada y la pared, o mejor dicho, entre sus usuarios y las corporaciones de "defensa de derechos de autor".

Pero lo que muchos no saben es que el dueño de MU es un tipo tan especial que decirles que ha estado envuelto en muchos fraudes es decir poco. Esta es una historia de fraudes electrónicos, autos lujosos, mansiones, p0rn y Megaupload.

Kim ‘Kimble’ Schmitz, un personaje de nacionalidad alemana, 36 años de edad, quién se cree es el dueño de Megaupload, posee un prontuario delictual bastante abultado. Cracker, criminal y un exitoso hombre de negocios.

Su primera jugarreta fue el año '98, en donde fue incriminado por crackear una red corporativa y abusar del servicio telefónico. Recibió una pena de dos años.

Pero fue el año 2001 que se hizo de una pequeña fortuna. Por ese entonces una página llamada LetsBuyIt.com se declaró en banca rota y Schmitz compró cientos de miles de dólares en acciones, muchas, pues el precio estaba por el suelo. Posteriormente anunció con bombos y platillos que invertiría 50 millones de euros en la compañía, lo que a la larga hizo subir estas acciones como la espuma y cómo no, las vendió al mejor postor. Sin embargo, lo que nadie sabía era que Schmitz no tenía ese dinero. Cuento corto, se hizo de 1,5 millones de euros. Fue arrestado por uso de información privilegiada, condenado a 20 meses de cárcel y 100 mil euros de fianza.

Entre otras locuras se le conocen el fingir su suicidio y ofrecer US$10 millones de recompensa por la cabeza de Osama Bin Laden. Se le creía dueño de una flota de jets, pero la foto resultó que era falsa y los jets pertenecían a otra persona.

Acusado también de andar a más de 240 km/h en vías de ciudad en Bélgica y hasta de pegarle a un ciclista en una vía exclusiva para bicicletas, sobornar a la policía, comprar la mansión más cara de Nueva Zelandia de un valor de US$20 millones, investigado por usar diferentes nombres para registra autos lujosos, entre ellos un Rolls-Royce Phantom convertible adornados con placas que rezan: DIOS, CULPABLE y BUSCADO.

Esta historia estaría incompleta sin porno. Hace poco Schmitz creó el sitio Megarotic donde sigue su lucrativo negocio de alojamiento de archivos, y la verdad es que nadie lo puede parar.

Si de algo pueden estar seguros aquellos usuarios de MU es que al sitio le queda cuerda para rato, basta mirar la popularidad que ha ganado este último tiempo, ¿realmente creen que un personaje así se dejará amedrentar por las corporaciones antipiratería?

Link: The Mega-Money World Of MegaUpload (TorrentFreak)

powered byDisqus