Intel Sandy Bridge: P67 y 2600K

La nueva arquitectura de Intel tocó tierra en CHW para quedarse, con numerosas placas madre que iremos mostrando durante este mes. Los Intel Core de segunda generación prometen dejar en el olvido a los antiguos procesadores Core.

Contra todo pronóstico comenzó la odisea para desarrollar este análisis, primero porque las muestras estaban un poco retrasadas y luego porque se nos adelantó el NDA, por lo que el tiempo se fue acortando cada vez más y en la misma medida pero inversamente proporcional crecía el número de placas madre a las cuales debíamos hacerle sus respectivas pruebas.

Con lo anterior teníamos un panorama más oscuro que soleado y nuestro trabajo como siempre se veía dificultado, por lo que fue necesario recurrir a las viejas técnicas ocultas del Escuadrón Letal para estirar los plazos, correr las pruebas y traerles la primera entrega de Sandy Bridge que tendremos durante este mes, ya que se vienen al menos 4 análisis más con diferentes placas madre para esta nueva arquitectura.

La segunda generación Intel Core llega como el Tock, donde se lanza una nueva arquitectura que reemplaza a la anterior para luego esta ser perfeccionada en el Tick, lo que será Ivy Bridge con sus 22 nm. Hablando un poco de Sandy Bridge, tenemos un procesador que con facilidad logra 4 GHz con un par de ajustes en el BIOS, o si lo prefieren llegar a 4,5 GHz o más solo con refrigeración por aire. Un nuevo diseño del bus de datos permite mejorar el rendimiento sin tener que modificar radicalmente la arquitectura, por lo que sin tener 6 núcleos como Westmere podremos llegar a ver un rendimiento a ratos asombroso.

Esto y mucho más es lo que podrán conocer en este análisis y en los próximos, donde trataremos de explorar lo nuevo de Intel para el 2011. Los dejamos invitados a seguir leyendo este nuevo análisis, con el máximo auspicio de Intel.

Sandy Bridge, lo nuevo de Intel

Como toda nueva arquitectura de Intel y más específicamente aquellas que son parte del Tock es que Sandy Bridge viene con fuertes mejoras que lo hacen ser como Nehalem y Conroe en su momento, rompiendo esquemas y marcando la pauta de cómo sería el año en cuanto a lanzamientos y nuevas tecnologías. En este apartado abordaremos las características que tienen relación con los dos productos que tenemos hoy en análisis y en el próximo análisis de H67 abordaremos al igual que acá lo que trae el nuevo video integrado Intel HD 3000 y HD 2000.

La Familia

Tan importante como lo fue para Vittorio Corleone, la familia es el pie para todo nuevo emprendimiento y para Intel su nueva familia de procesadores Core de segunda generación es el pie en la base de la escala para subir hasta el sitial más alto en rendimiento durante el 2011. Como pueden apreciar hay un importante número de procesadores que tocaron tierra junto con el lanzamiento tanto para computadores de escritorio como para portátiles, como lo muestra la siguiente imagen.

De esta forma y con los nuevos lanzamientos el mercado para escritorio quedaría de la siguiente forma durante la primera mitad de este año que recién comienza.

El detalle de todos los procesadores que por el momento están disponibles para el mercado de computadores de escritorio es el que les mostramos a continuación, donde tenemos desde el procesador más potente hasta el más humilde. Algo que se destaca es el TDP, 95W como máximo para un procesador que promete mucho, el 2600K, que sin ser de segmento alto espera romper esquemas.

El Overclock

Algo cambió en el camino hacía Sandy Bridge y quizás a muchos no les gustará esta nueva forma de hacer lo mismo que antiguamente requería de muchas horas hombre para lograr un resultado aceptable. Hoy, la plataforma hace casi todo el trabajo de forma casi automática gracias al Turbo Boost 2.0, tecnología que permite elevar la frecuencia del procesador en pasos establecidos por el mismo BIOS o por el usuario que ya esté adentrado en la tecnología como para configurar los parámetros correctamente. Algo también importante es que el núcleo gráfico está completamente desbloqueado en todos los procesadores.

Los procesadores Sandy Bridge, como por ejemplo el 2600K, tienen la capacidad de elevar su frecuencia nominal hasta 3,7 GHz de forma automática siempre y cuando el Turbo Boost esté activado, mientras un solo procesador esté en carga, aunque también es posible elevar la frecuencia al máximo posible gracias al multiplicador completamente desbloqueado. Por otra parte, hay otros procesadores de la familia que operan también con el multiplicador necesario para llegar a 3,7 GHz pero que tienen un máximo de frecuencia fijado por el multiplicador x41 como se ve en la imagen, donde los pasos de overclock se conocen como "CPU Bins" y corresponden a un aumento de frecuencia de 100 MHz por cada Bin.

Acá se muestra de forma más comprensible el nivel de desbloqueo de los procesadores, donde se pueden incrementar independientemente la frecuencia del procesador y de las memorias.

La arquitectura

El diseño de Sandy Bridge, a diferencia de Nehalem, tiene una construcción más inteligente que favorece la conectividad entre todos los componentes del procesador y el masivo caché  de tercer nivel, que es compartido por todos los núcleos, por el procesador gráfico y por el controlador de memoria, de esta forma todos están conectados mediante un anillo, siendo está una de las mejoras más importantes y quizás una de las grandes responsables en el aumento de rendimiento de los procesadores bajo la arquitectura Sandy Bridge, además del controlador de memoria que también sufrió una reingeniería para ser tan veloz como un triple canal de la generación anterior.

Acá se puede apreciar la idea de la conectividad tipo anillo entre las diferentes partes de los nuevos procesadores, donde Sandy Bridge es la primera arquitectura en implementar AVX (AMD lo hará con Bulldozer) donde este nuevo set de instrucciones de 256 bit para SSE está diseñado para las aplicaciones que hacen uso intensivo de los cálculos de punto flotante mejorando la funcionalidad, con un mayor número de vectores y también permitiendo que esta sea extensible, lo que permite pensar en llegar hasta 512 o 1024 bits en un futuro no muy lejano.

Turbo Boost 2.0

Como les comentamos anteriormente, el procesador tiene pasos de overclock llamados CPU Bins, los que son dinámicamente compartidos entre los núcleos y el GPU, de forma de compartir la potencia que ingresa al procesador de la forma más eficiente posible con tal de que el rendimiento siempre sea el óptimo para los requerimientos del usuario.

De forma más gráfica lo que hemos venido indicando anteriormente, donde podemos ver la frecuencia en reposo del procesador, luego frecuencia base de operación seguido por los Turbo bins nominales y los dinámicos que varían dependiendo del procesador con que estemos operando como lo explicamos más arriba en El Overclock.

Quick Sync

Tiempo atrás fuimos invitados a presenciar una magistral presentación de Mahmud Khorashadi, Gerente de Mercadeo Global para Intel, donde nos introdujo a lo nuevo que traía Sandy Bridge para los diferentes mercados y donde también tuvimos la oportunidad de ver plataforma móviles con Sandy Bridge pudiendo apreciar las capacidades de operatividad con contenido multimedia y juegos entre otros.

Es así como conocimos en vivo y en directo que era la tecnología Quick Sync, como operaba y si realmente existía diferencia entre lo que teníamos y lo que se nos presentaba. Sin caer en ningún tipo de fanatismo, el proceso desarrollado mediante Quick Sync tardó poco tiempo, considerablemente poco, mientras que el procesamiento vía software tardo tanto tiempo que nos olvidamos de él. En la imagen que se ve a continuación se detalla mejor la diferenciación entre el uso de software o hardware.

Intel P67

Por último y para cerrar este apartado técnico tenemos el chipset que está detrás de lo mejor que hay para escritorio en Sandy Bridge, decimos de lo mejor que hay ya que se esperan otros chipset y otros zócalos entrado el 2011 y durante el 2012.

Al igual que con la serie de chipset anterior tenemos la misma forma de diferenciarlos, los chipset P y H, donde los P son aquellos que no tienen soporte para video integrado mientras que los H sí. Hablando más en detalle del chipset P67, tenemos que este soporta el uso de dos tarjetas de video en modo CrossFire o SLI x8-x8, ya que el procesador cuenta solo con 16 líneas PCIe 2.0 para estos efectos, mientras que el chipset se encarga de los otros puertos PCIe de la placa madre con sus 8 líneas PCIe 2.0. Otro agregado en este chipset es el soporte para SATA 3.0, aunque es sumamente austero y cuenta tan solo con dos puertos para esta tecnología y cuatro para unidades  SATA 2.0. Las memorias para esta nueva arquitectura se conjugan en un doble canal, dejando de lado el triple canal y pensando en un futuro uso de cuatro canales con las plataformas LGA 2011, un zócalo aún no anunciado por Intel de forma oficial pero del cual se sabe su existencia.


Primera Mirada: Core i7 2600K

El empaque del procesador sufrió mejoras visuales para hacer notar que estamos ante la segunda versión de los procesadores Intel Core, donde se destaca el cambio en el logo de esta arquitectura y también en que este procesador está desbloqueado y liberado, que son dos cosas diferentes que pudieron conocer en el apartado técnico.

El primero de los procesadores que verán en nuestros análisis es el Intel Core i7 2600K, con 3,4 GHz de frecuencia, 995.126.347 millones de transistores en su interior de los cuales 115 millones son parte del nuevo núcleo gráfico. Este procesador es compatible con el también nuevo zócalo LGA 1155, que a su vez permite utilizar los disipadores compatibles con el zócalo LGA 1156, siendo este un gran acierto.

Comparativamente tenemos un procesador Sandy Bridge a un lado contra un Clarkdale, ambos poseen núcleo gráfico pero solo uno es capaz de rendir tan alto como los más poderosos Core i7 de primera generación.

Por la parte posterior ambos procesadores, en el mismo orden que la imagen anterior, donde se puede apreciar las diferencias de los componentes pasivos en la parte central del procesador.

Continuando con el procesador y sus accesorios tenemos el disipador que utilizarán las versiones de más alto costo. El empaque de este disipador es tan ostentoso en diseño como acostumbra Intel, o sea, lo justo y necesario sin recargar visualmente la caja.

Ya afuera tenemos que este disipador no dista mucho del que traen los actuales Core i7 tope de línea de primera generación, siendo el cambio más importante el sujetador que en este caso nos permite instalarlo sin problemas en el zócalo LGA 1155. Al igual que en la revisión del procesador Intel Core i7 980X Extreme Edition, el disipador está compuesto por una base de cobre, heatpipes de cobre, aletas de aluminio y un ventilador con control manual de revoluciones, con los mismos dos modos Quiet & Perfomance, siendo uno el que necesitamos para no perturbar nuestros sueños y el otro el necesario para trabajar duro con nuestro procesador.


Primera Mirada: Intel DP67BG

La clásica representante de Intel para el nuevo chipset P67, que como pueden ver sigue con su diseño de colores en azul con negro y como no si uno es el color que casi representa a la marca. En esta vista aérea tenemos todo visible, las cuatro ranuras para memoria DDR3 desde 1033 MHz hasta 2133 MHz que en esta placa operan en doble canal como máximo (no más triple canal, al menos en P67), un puerto PCIe 2.0 x16, un puerto PCIe 2.0 x16 con conexiones eléctricas x8 , tres PCIe 2.0 x1 y dos puertos PCI. Por otra parte, el zócalo está rodeado con sus fases de poder, que son en este caso 4+2 y que se encuentran refrigeradas por dos disipadores en color azul.

Retiramos todos los disipadores de la placa madre para poder observarlos en detención y también para poder observar que es lo que protegen, lo que veremos en las próximas imágenes. Haciendo un breve recuento tenemos dos disipadores para las fases de poder y uno para el chipset P67, que en esta ocasión es bastante pequeño.

El chipset P67 en su máxima expresión, aunque este sea muy pequeño. Como pudieron enterarse en nuestro apartado técnico, el chipset P67 no ha sufrido grandes cambios en comparación a P55, siendo el cambio más importante el conteo de líneas PCIe 2.0 que asciende a ocho. Como este chipset no cuenta con líneas PCI en su construcción fue necesario recurrir a un puente PCIe-PCI, en este caso el IDT 89HMPEB383ZA para poder tener dos de estos puertos.

Como les comentamos anteriormente, las fases de poder son pocas pero suficientes, siendo un componente importante dentro de estas los MOSFETs de tercera generación Vishay SIC769A y los inductores que los acompañan, donde podemos destacar de los primeros su elevada eficiencia (sobre el 90%) cuando se utilizan múltiples fases y baja tensión,  además de ser amigables con el medio ambiente al no contener compuestos Halogenados y hacemos énfasis esto porque con el pasar del tiempo podrían contaminar nuestro planeta de forma irreversible.

Más de cerca en una esquina de la placa madre tenemos el conector de ocho pines para el procesador, el PWM CHiL CHL8326 y un chip Marvell 88SE6111-NAA1 SATA 3.0 para el puerto eSATA del panel trasero.

Algo interesante son los botones integrados en la placa madre para encender y reiniciar la plataforma, junto con el chip que contiene el BIOS, la batería para el respaldo de las configuraciones y un panel LED que indica en qué estado de inicio se encuentra la placa madre para luego de que comienza la carga del sistema operativo indicar la temperatura del sistema.

Continuamos con otros de los chips importantes de esta placa, dentro de los que tenemos el Texas Instruments TSB43AB22A que se encarga de proveer los puertos IEEE 1394a-2000.

El chip Realtek ALC892 dedicado a los 8 canales (con una distribución 7.1) de alta definición disponibles en esta placa madre.

A la izquierda tenemos el controlador LAN Intel WG82579V, responsable del puerto RJ-45 1Gbit de esta placa, mientras que a la derecha el conocido por todos que debutó con los puertos USB 3.0 SS, ni más ni menos que el chip NEC D720200F1.

El panel trasero es el que sigue a continuación, donde contabilizamos un puerto eSATA 3.0, ocho puerto USB 2.0, un puerto IEEE-1394a, un puerto LAN RJ-45 1 Gbit, dos puertos USB 3.0 SS, un puerto óptico para el audio y las salidas análogas necesarias para completar los 8 canales de alta definición. Algo especial es el pequeño botón entre los puertos USB 2.0 que permite ingresar directamente al BIOS en modo de configuración, sin necesidad de mover el jumper que posee la placa madre para estos efectos.


Primera Mirada: DP67BG BIOS

Comenzamos con el BIOS, donde en la pantalla principal tenemos un breve resumen de las características del procesador y de las ranuras de memoria utilizadas.

En la pestaña Perfomance tenemos acceso a diferentes opciones para manipular la plataforma a nuestro gusto y dentro de las opciones que tenemos disponibles. Algunos de los parámetros más importantes los abordaremos en las próximas imágenes. En estas placas, existe una única frecuencia base para todas y esa es la frecuencia del bus que como es única para muchos circuitos tiene un rango de acción efectivo muy limitado, eliminando de esta forma una de las variables importantes a la hora del overclock, en esta arquitectura no veremos los 200 MHz que se lograban con Nehalem ni lo que también se logró en su momento con Core 2.

En este submenú es donde se controla casi todo lo que respecta al procesador, desde el multiplicador del Turbo Boost 2.0 hasta la corriente límite cuando el procesador opera a más frecuencia de la normal.

En otro submenú del apartado Perfomance tenemos la configuración para las memorias, donde destacamos el rango operativo en frecuencia de estas, desde 1033 MHz hasta 2133 MHz.

El monitoreo del sistema es bastante completo y nos permite de forma rápida obtener información de interés para todo usuario que entienda que es lo que significa cada uno de los parámetros informados.

Acá resumimos en una pequeña tabla parte de las configuraciones que posee esta placa, donde tenemos.

BCLK 100 - 120 MHz (1 MHz)
PCH Core
+1,0000 - +1,50000 V (12,5 mV)
Processor System Agent +0,8500 - +1,7500 V (25 mV)
Processor I/O
+1,0000 -  +1,8000 V (25 mV)
Processor PLL +1,5000 - +2,4000 V (25 mV)
Processor Voltage Override
+1,0000 -  +2,3000 V (20 mV)
DRAM Voltage +1,300 - +2,600 V (12,5 mV)


Plataforma y Metodología

Las plataformas AMD e Intel para esta ocasión son las siguientes, en donde como pueden observar, aparte de nuevos procesadores tenemos hardware junto con resultados anteriores.

Plataforma de Pruebas AMD
Intel
Procesador AMD Phenom II X6 1100T
AMD Phenom II X4 970
Intel Core i7-2600K
Intel Core i7-870
Intel Core i7-965 Extreme Edition
Placas Madre ASUS M4A89GTD PRO/USB3 (890GX) Intel DP67BG
GIGABYTE P55-UD3P (P55)
GIGABYTE GA-EX58-UD4P (X58)
Memorias G.Skill RIPJAWS PC3-16000 2x2GB @ 1600 MHz 8-8-8-21 1T (890GX) G.Skill RIPJAWS PC3-16000 2x2GB @ 1600 MHz 8-8-8-21 1T (P55, P67)
OCZ PC3-12800 Platinum Low Voltage 3×2GB @ 1600 MHz 8-8-8-21 1T (X58)
Tarjeta de Video NVIDIA GeForce GTX 580 NVIDIA GeForce GTX 580
Fuente de Poder Cooler Master Real Power Pro 850W Cooler Master Real Power Pro 850W
Refrigeración Procesador
Noctua NH-U12P (AM3) Thermalright Venomous X (LGA 1366)
Thermalright MUX-120 (LGA 1156, LGA 1155)
Almacenamiento Intel X25-M SSD 80GB
Patriot Xporter Magnum 64GB
Intel X25-M SSD 80GB
Patriot Xporter Magnum 64GB
Monitor Viewsonic VX2835wm 28" Viewsonic VX2835wm 28"
Sistema Operativo Microsoft Windows 7 Ultimate 64-bit Microsoft Windows 7 Ultimate 64-bit
Controladores de Placa Madre
ATI Catalyst 10.11 Intel INF 9.2.0.1019
Controladores de Video GeForce drivers 263.09 WHQL GeForce drivers 263.09 WHQL

Las pruebas elegidas para esta ocasión son las que acostumbramos a utilizar en nuestra plataforma de pruebas para tarjetas madres y procesadores, donde tenemos pruebas multimedia, de cálculo, juegos y sintéticas.

Benchmarks Adobe Photoshop CS4 v11
CineBench R11.5
Everest Ultimate v5.5
Futuremark 3DMark Vantage v1.2.0
FutureMark PCMark Vantage v1.0.2
PovRay v3.7.0 Beta 39
Sisoft Sandra 2010
x264 HD Benchmark 3.0
Juegos Far Cry 2 v1.03
S.T.A.L.K.E.R.: Call of Pripyat
Utilidades CPU-Z v1.56
Prime95

Metodología de Pruebas

Las pruebas de sistema y gráficas serán ejecutadas de la forma clásica, tres veces por prueba como mínimo, promediando los resultados y verificando la coherencia de estos entre sí. Para los juegos tendremos pruebas con calidad media y una resolución de 1680x1050 pixeles, considerando que tenemos plataformas muy potentes que no se verán en problemas para mover juegos actuales con una configuración de detalles media bajo DirectX 9. El apartado de overclock será corto pero mostrará parte del potencial que pudimos alcanzar con estos procesadores, trabajando un corto período con cada uno de ellos, por lo que es posible que con mayor tiempo los resultados sean mejores que los expuestos por nosotros. El consumo energético también será abordado, tomando en cuenta el consumo más alto experimentado durante dos estados, reposo y carga máxima, donde el primero es el escritorio en reposo durante 30 minutos y el segundo es una carga total de la tarjeta de video con 3DMark Vantage en la configuración Extrema y Prime95 para el procesador, durante al menos 3 pruebas para entregar el resultado más alto.

Pruebas de Sistema

Comenzando con las pruebas vemos que el Core i7 2600K supera con una comodidad absoluta a uno de los dos mejores procesadores de cuatro núcleos de Intel hasta antes de este lanzamiento, el Core i7 965 Extreme y también al exponente más potente de AMD a la fecha, el Phenom II X6 1100T.

Siguiendo con CineBench R11.5 también vemos que el nuevo Core i7 2600K es más potente que cualquiera de los procesadores que utilizamos en nuestras pruebas comparativas, tanto en el renderizado de la imagen con un hilo como con todos los hilos disponibles, superando con creces a sus más próximos seguidores.

El remodelado controlador de memoria que incluyen los nuevos procesadores Intel Core de segunda generación no necesita de un tercer canal como para superar sin problemas el rendimiento del anterior controlador de memoria presente en los procesadores Core de primera generación, aplastando al Core i7 870, al Phenom II X6 1100T y al Core ir 965 Extreme Edition, sin ningún remordimiento.

En cuanto a las latencias, con las mismas configuraciones de tiempos el Intel Core i7 2600K se queda nuevamente con el menor tiempo de respuesta, superando el tiempo de respuesta de nuestras memorias en el controlador integrado en un Phenom II X6 1100T.

Siguiendo con el rendimiento sintético tenemos que nuevamente es la dupla Intel Core i7 2600K - Intel DP67BG la ganadora, despegándose por un margen no menor de una plataforma que hasta hace poco tiempo era de lo mejor que había en el mercado, solo siendo superada por el Core i7 980X.

Sandra 2010 con la prueba de aritmética para el CPU nos permite medir única y exclusivamente el rendimiento del procesador, ya que esta prueba al ser pequeña cabe íntegramente en el caché del procesador, mostrando que el nuevo Core i7 2600K es más potente tanto en punto flotante aritmético (Whetstone) como en el de enteros (Dhrystone), siendo en este último donde se dispara a un valor cercano al erogado por un Core i7 980X.

En tanto para las pruebas de codificación tenemos el conocido x264 HD Benchmark 3.0, que torturó hasta al más nuevo procesador haciéndolo entregar todo lo que tenía, llegando a un uso del 100% de la capacidad de cálculo del procesador, permitiéndonos determinar que en cuando a eficiencia en cuadros por segundo quién se lleva los aplausos es el nuevo Core i7 2600K, tanto para la primera y segunda pasada del codificador.

Otras pruebas que más bien son para demostrar que el rendimiento de los puertos SATA está limitado a nuestro mejor disco, que solo logra rozar los 220 MB/s para escritura, mientras que para los puertos USB 2.0 y 3.0 SS tenemos un rendimiento acorde con lo que nuestro dispositivo flash entrega como máximo.

Pruebas Gráficas

Las pruebas gráficas comienzan con la prueba sintética por excelencia, 3DMark Vantage, la que nos muestra nuevamente la supremacía del nuevo Core i7 2600K, dejando entrever que tendremos un aumento en el rendimiento de los juegos.

En los dos juegos que probamos logramos ver que el Core i7 de segunda generación supera en todo sentido al uno de los más poderosos procesadores de cuatro núcleos que tiene Intel para los Core i7 de primera generación, sin lugar a dudas podemos ver que los nuevos procesadores son lo que Intel prometió.


Overclock y Consumo

Antes de comenzar a manipular la plataforma y probar suerte con el overclock, les presentamos una captura de pantalla de CPU-Z en la pestaña informativa del procesador y de la placa madre, para que se vayan interiorizando más de con que trabajamos, con que frecuencias comenzamos y así poder comparar al resultado que llegamos.

Sandy Bridge cambió el concepto de overclock que teníamos arraigado desde tiempos inmemorables, ya que generalmente cuando hablamos de overclock en el procesador todos dicen que existen dos variables importantes que al multiplicarse una con la otra resultan en la frecuencia final a la que operará el procesador, hasta ahí todo bien. Ahora, cuando aplicamos esto a la nueva arquitectura Sandy Bridge tenemos que el BCLK tiene un rango muy limitado de acción, ya que todos los relojes de la placa madre dependen de este directamente, es decir, si lo modificamos de forma notable comenzaremos a causar estragos en la plataforma, al punto de que con más de 5 MHz de desviación de los 100 MHz por defecto logramos cuelgues o simplemente la plataforma no enciende. En la red se han reportado frecuencias de 110 MHz para estos nuevos procesadores, pero eso no se aplica rigurosamente a todos los procesadores que ya están en el mercado.

Con todo lo anterior tenemos que este procesador en particular esta desbloqueado y a la vez liberado, es decir, puede en teoría operar con el máximo multiplicador que Intel le dio, x57, y que no será el multiplicador final sino el que utilizaremos en el Turbo Boost 2.0. En nuestras pruebas logramos configurar como máximo en el Turbo Boost x45 y 104.7 MHz para el BCLK, más significaba que la plataforma no encendiera o el SSD no funcionara correctamente.

De todas formas, sentimos que esta aventura de overclock fue tan simple como mover algunos parámetros: voltaje a 1,40 V (informados como 1,448 V), BCLK a 105 MHz (104,7 MHz efectivos), elevar el Turbo a x45 en las operaciones con cuatro núcleos, elevar la corriente límite al máximo y elevar el límite de potencia a 150 Watts. Todo fue muy intuitivo y a la vez lógico, ya que si estábamos elevando la frecuencia necesariamente tendríamos que elevar el voltaje y a su vez los límites de corriente y consumo. El resultado que obtuvimos fue de 4713 MHz para el procesador y 1955 MHz efectivos para las memorias, estables para correr CineBench R11.5. En porcentaje logramos elevar la frecuencia del procesador en aproximadamente 38% y en un 22% para las memorias sin ningún un problema.

El consumo de esta nueva plataforma coloca la guinda de la torta, ya que la nueva plataforma DP67BG Burrage más el Core i7 2600K logran el mejor rendimiento con el menor consumo de todas las plataformas que utilizamos en este análisis. Esta vez, Intel sí que tiene una buena mano de cartas en el conocido póquer que juega con AMD hace largos años, desde la época de los Athlon 64.

Conclusión

Como era de esperarse cuando Intel avanza al Tock lo hace con todo, mostrando que su antigua arquitectura queda minimizada ante lo nuevo que trae al mercado y muestra que no se han quedado dormidos como les sucedió años atrás ante la arremetida de los Athlon 64. Este es el escenario que Intel quiere tener para mantener el control del mercado, poniendo el primer golpe de guante blanco a AMD antes del lanzamiento de Bulldozer.

Hablando de rendimiento, lo que vimos hoy de Sandy Bridge sin ser lo más top deja en claro que esta arquitectura viene muy fuerte y le da un empuje importante al mercado medio-alto con un procesador realmente potente con un precio que no se acerca ni al tercio de lo que cuesta actualmente un Extreme Edition para LGA 1366. En estos momentos el único procesador que es capaz de minimizar al Core i7 2600K es el Core i7 980X, que para esto necesita de sus 6 núcleos y más de USD$600 por sobre los USD$317 del 2600K para distanciarse levemente.

La incorporación de nuevas tecnologías como Quick Sync, Turbo Boost 2.0 y AVX hacen de Sandy Bridge un producto destacado desde un inicio, permitiendo que de forma veloz se codifiquen videos a otras resoluciones y calidades como para ser vistos en un Smartphone. Sumado a esto tenemos el incansable esfuerzo de Intel por mejorar sus videos integrados, que carecen de una elevada reputación por los malos exponentes de antaño que aún penan en la actualidad, aunque esto no sea totalmente responsabilidad de Intel sino que también de los conocidos por todos desarrolladores de juegos que subutilizan los recursos disponibles debido al costo que les significa optimizar sus aplicaciones para diferentes arquitecturas.

Algo que aún no está claro es que sucederá con la plataforma LGA 1366, ya que la brecha de precios entre los nuevos procesadores, los Extreme Edition LGA 1366 y los normales para este zócalo es importante e Intel no creemos que desee tener un espacio tan amplio como para que su competidor directo se desarrolle tranquilamente. Es por esto que humildemente pensamos que a LGA 1366 le queda mucho camino hasta que llegue el cambio de zócalo a LGA 2011 y que los productos actuales como placas madre X58, procesadores y memorias siguen teniendo razones para existir o visto desde otro punto de vista, quienes poseen estas plataformas aún no deberían necesitar de un cambio importante hasta conocer todas las cartas de Intel para este 2011.

El overclock en Sandy Bridge es algo totalmente trivial para un experto y simple para un novato, Intel quiso que fuera así para favorecer aún más su nueva arquitectura y vaya que lo logró. Pasamos de crípticos BIOS, configuraciones y todo tipo de artimaña para lograr lo mejor a modificar un multiplicador para el procesador, uno para la memoria y listo, llegamos a más de 4,4 GHz en tan solo 2 minutos de manipulación.

Considerando que tenemos recién el lanzamiento de nuevas placas, que aún falta conocer en detalle un chipset llamado Z68 (que es una mezcla entre H67 y P67) y que lo más top de Sandy Bridge se viene en camino, AMD tiene un duro trabajo si es que Bulldozer no se acerca de alguna forma al rendimiento o si el costo/rendimiento de sus procesadores no está bien balanceado.

En resumidas cuentas, Sandy Bridge vino para quedarse con procesadores de alto rendimiento y por primera vez con un costo realmente bueno considerando su desempeño.

Lo Bueno

  • Gran rendimiento comparando con la generación anterior.
  • Controlador de memoria de doble canal con mejoras efectivas, igualando a un triple canal en X58.
  • Overclock simplificado y muy superior a lo conocido para una plataforma de segmento medio-alto.

Lo Malo

  • Las limitaciones impuestas por el BCLK le han quitado algo de sabor al arte de overclockear, a ratos es demasiado simple y pierde su encanto.

Debido al excelente rendimiento, buen precio y porque es una de esas pocas veces que veremos un procesador de segmento medio-alto con tan buen rendimiento junto con su placa madre es que le concedemos el precio más alto a esta plataforma, ni más ni menos que el premio "Golden Core - Excelencia" por todo lo mostrado en nuestro análisis.

powered byDisqus