La piratería (a veces) es buena para la industria

Nadie compraría que la piratería es puro altruísmo, pero un estudio demuestra que en algunos casos genera beneficios para los dueños de los derechos de autor.

¿La pirateria es mala, cierto?

A lo largo de los años en CHW hemos definido una postura muy sólida respecto a la piratería: nos importa un rábano mientras no la compartan acá.

En general, ofreciendo descargas ilegales en un foro,  puedes crecer en forma meteórica. Lo malo es que al mismo tiempo ninguna marca querrá publicitar en tu sitio y te verás limitado a los adnetworks menos conocidos. Te llegarán amenazas de Cease and Desist amparadas en la ley DMCA. Google te catalogará como sitio turbio. En el fondo pasas al lado oscuro de la fuerza con las  ventajas y desventajas que eso implica . Por eso no permitimos links a contenidos ilegales en CHW ni en ninguno de los sitios de Betazeta, pero no porque pretendamos predicar un ejemplo moral o porque seamos defensores de la justicia sino por un ejemplo práctico.

La justicia, como les digo a mi equipo de contenidos, es problema de Dios. Nuestra pega no es defender la  justicia sino mantener estos sitios andando, con contenido fresco e interesante y sin arriesgarnos a que nos demanden o nos den los sitios de baja. Avanzar  sin buscarnos problemas. Y si nuestros usuarios tienen el catálogo completo de los cuatro grandes sellos gentileza de Pirate Bay, no tenemos ningún problema mientras no se le ocurra compartir los links a través de nuestros sitios. Puede ser una postura cínica, pero mi deber no es para con las instituciones ni la industria. No les debo nada como para que me interese cuidar sus bolsillos.

¿Por qué vale la pena mencionar esto? En realidad a lo mejor a nadie le importa, pero es relevante para mí porque la piratería es uno de esos temas en los que no parece haber un acuerdo. Quiero decir... todos estamos de acuerdo en que matar pandas es malo. Todos estamos de acuerdo en que matar rinocerontes es malo. Esas son fáciles pero les pongo una más difícil: ¿Qué harían si  vieran un rinoceronte luchando contra un panda? ¿A quién defenderían? Es complicado porque los pandas saben kung fu, pero los rinocerontes tienen armadura.

Así como hay cosas en las que todos coincidimos, la piratería es de las otras. Algunos dicen que cuando uno descarga material protegido con copyright y no paga ni un peso, está robando. Otros dicen que mientras no lucres de esa descarga no es realmente piratería. Otros dicen que el gobierno o al menos los ISP debieran ayudar a controlar ese tipo de descargas y otros dicen que las leyes (incipientes o promulgadas) de Neutralidad en la Red garantizan que ni el gobierno ni los ISP pueden meter sus narices en lo que hagan los ciudadanos con su enlace a Internet. Resumen: cada uno tiene su postura.

Pero hay Piraterías y Piraterías

Con la música y las películas hay organismos que hacen lobby (RIAA y MPAA respectivamente) ante la prensa, las corporaciones y los gobiernos, pero hay otros campos en los que igual se conjugan el ecosistema de artistas-corporaciones-descargas y sin embargo no hay una guerra desatada para proteger los derechos de autor. Por ejemplo no he escuchado de demandas por descargar comics o mangas escaneados, libros en PDF y casi nada por fansubs de Animé. A veces cierran algunos sitios temáticos (como OneManga) o si pones imagenes de Batman en su sitio la DC comics te enviará un mail pidiendo que las quites. No va más allá de eso.

En el caso del animé, usualmente los estudios japoneses no se molestan en perseguir a los fansubs. De hecho, las pocas ocasiones en que los fansubs han tenido problemas no ha sido con los estudios japoneses, sino con los que compran los derechos de distribución en Estados Unidos o Europa. Esto equivale a decir que si un animé no está licenciado en tu país, puedes distribuir los capítulos subtitulados en forma casera y nadie te va a decir nada. Si no cobras por eso, incluso puedes decir que estás ayudando a la serie a darse a conocer en un mercado en donde nadie se ha interesado en difundirla comercialmente.

Lo anterior es en parte autoindulgencia y en parte cinismo. Por ejemplo, ese argumento esgrimido por The Pirate Bay sólo expresa el desprecio de ese tracker por los grandes sellos, estudios y productoras. En el caso de los fansubs tiendo a creer que es una postura sincera. Ellos realmente sienten amor por lo que hacen y necesitan autoconvencerse de que están haciendo algo bueno por las series que aprecian. La evidencia empírica no los contradice demasiado.


En nuestro país, se vendían figuras y posters de Dragonball y Evangelion antes de que ningún canal de TV abierta o por cable se interesara en transmitirlos. La razón era evidente: los mismos fansubs alimentaban a los otakus. Los mismos otakus permitían a las series japonesas difundirse de manera orgánica aunque nadie comprase los derechos para transmitirla localmente. En 1994 Salfate armaba funciones de Animé en el Cine Arte Alameda cuando el único animé local eran Los Supercampeones, Saint Seiya y series de los 70 y le hizo de focus group gratuito a los canales que después trajeron Rurouni Kenshin, Evangelion, Ranma, Escaflowne y Dragonball.

Si le preguntamos a las distribuidoras norteamerianas nos dirán que esto es mentira. Que cada vez que se sube a la red un capítulo subtitulado de la serie X (no me refiero a la serie X sino a una serie cualquiera) se vende un poco más el manga, un poco más las figuritas de acción, etc, pero se pierde el doble de plata en potenciales ventas de DVD y derechos de retransmisión de la serie. Es la misma tésis que defienden la RIAA y MPAA para con los discos y películas.

Sin embargo, lo que es verdad indiscutible para los gringos puede no ser cierto para los japoneses. Resulta que el  Japanese Research Institute of Economy, Trade and Industry (RIETI) publicó un estudio que demuestra que en la práctica el ecosistema de fansubs beneficia a los estudios de animé y no desde un plano teórico sino algo contable, muy objetivo.

Después de contrarrestar el comportamiento de 105 piezas de animé (capítulos, OVAs y películas) con los efectos de su subida a Youtube y el compartirlos en redes P2P, concluyeron que:

  1. El subir los videos a Youtube no afecta negativamente el arriendo de los DVDs correspondientes
  2. El subir los videos a Youtube pareciera aumentar las ventas de los DVDs correspondiente
  3. El compartir los videos en redes P2P afecta negativamente el arriendo de los DVDs correspondientes
  4. El compartir los videos en redes P2P no afecta las ventas de DVDs.

En otras palabras, el efecto de los fansubs es inocuo o bien promociona para bien las ventas de DVD. Esto tiene mucho sentido. Si veo un fragmento de Evangelion, subtitulado al lote en resolución 320x240, es posible que me entusiasme  y quiera tener la serie completa en HD con su cajita. Así funciona.

Ya hay voces que niegan la credibilidad del estudio, señalando que los resultados pueden variar fuertemente según la popularidad de cada serie, y según la región en donde se estudie el comportamiento DVD vs internet. Esto es un poco obvio, y lo importante es que ya hay una evidencia de que en cierto país, para ciertas series, los fansubs (aunque en este caso son sin subs) son buenos para los estudios.

Hay marcas que están trabajando activamente por viralizar sus videos en vez de cobrar por ellos o pagarle a los canales de TV para que los pasen en horario prime arriesgándose a que los censuren como el comercial de PETA. A lo mejor nos encaminamos a una nueva ecología en donde la piratería y la viralización vayan de la mano y se puedan aprovechar comercialmente.

Link: Internet Piracy Boosts Anime Sales, Study Concludes (TorrentFreak)

powered byDisqus