Un NAS para el hogar y la oficina: Iomega StorCenter ix2-200

El complemento perfecto para una red doméstica de tomo y lomo, o también para la pequeña oficina que necesita un centro de datos que no tenga el costo de un servidor.

Nuevamente tenemos a nuestra disposición un NAS (Network-Attached-Storage), dispositivo de gran utilidad para las pequeñas oficinas y para el emprendimiento que tienes en mente.

Con dispositivos como este es posible tener información de fácil acceso para muchos usuarios a la vez, en una misma red o a través de Internet, ya sea por un computador o desde un smartphone, todo es posible, como se explica muy amigablemente en este video en el sitio de Iomega.

La flexibilidad no va solo por el lado de poder compartir información con diferentes personas en diferentes lugares, además es posible compartir información entre diferentes sistemas operativos y dentro de estos tenemos a Linux, Mac y Windows.

Los NAS llegaron para quedarse y en CHW iremos probando cada vez más dispositivos de este tipo, de diferentes segmentos por supuesto, todo con tal de cubrir la mayor proporción de la oferta reinante en el planeta tierra.

Ahora los dejamos con el análisis de este Iomega StorCenter ix2-200 Cloud Edition, con soporte para un sin número de tecnologías.

Primera Mirada

El empaque del StorCenter ocupa los colores clásicos de Iomega, destacando el producto con íconos que entran como diciendo, sirve para todo lo que es normal en esta época y que se encuentre en Internet. Una característica destacable es la capacidad de almacenamiento - 4 TB - que aparece de inmediato en una esquina de la caja.

El paquete de accesorios se reduce a lo mínimo necesario: manual de usuario, un disco con el software, un cable de red certificado para 1 Gbit y el adaptador de energía.

Ya fuera del empaque vemos que el NAS es pequeño, de color negro satinado en su cuerpo y con una gran grilla frontal que cumple funciones estéticas y de refrigeración. Por delante tentemos dos botones, uno para encender el ix2-200 y otro para utilizar la función Quick Sync, mientras que el puerto USB permite conectar dispositivos compatibles con éste. Los LEDs de estado se encuentran sobre los botones y son de color blanco y azul, pudiendo ser regulados en su intensidad lumínica, como para que no molesten de noche.

Más en detalle la parte trasera y frontal. Algo destacable de este NAS es que cuenta con la capacidad de operar con tres impresoras USB a la vez, además de poder extraer rápidamente los discos duros.

Para retirar los discos duros del NAS solo hay que desatornillar los respectivos tornillos (son dos por disco), tan simple como se ve.

Retirar los discos duros Hitachi  de 2 TB no fue difícil, ni para el más inexperto resultaría complicado. Algo que no nos gusto fue que el soporte del disco duro es plástico, envés de metálico como para disipar parte del calor que produce el disco en operación.

Descuartizando por completo el ix2-200 dejamos a la vista sus partes íntimas, donde vemos el CPU bajo un parche para disipar el  calor al disco duro, al fondo se alcanza a notar una memoria NAND Hynix donde se carga el sistema operativo, más abajo está el controlador de red y el de los puertos USB.

Acá vemos la batería que mantiene todas las configuraciones del sistema - es un computador a fin de cuentas - y arriba el pequeño ventilador que enfría todo, aunque con una carga importante llegamos a 50 º C sin notar que éste fuera realmente efectivo, aunque de seguro algo ayuda.

Software

La instalación del software bajo Windows obedece al principio siguiente, siguiente, aceptar. No hay mayor ciencia en ello.

Mientras se instala luce así.

Finalizado el proceso aceptamos y se cierra el instalador, eso es todo amigos.

Gestor

La interfaz de configuración y administración del ix2-200 es muy amigable, aunque tiene un pequeño retraso entre que pinchamos en un ícono y se ejecuta la acción, que puede ser atribuible a la petición que hace el computador al NAS y a la respuesta que da.

Los servicios en la nube disponibles son más que nada de almacenamiento y de reproducción de videos, aunque podemos destacar el control de acceso remoto, que permite controlar de qué forma se puede entrar desde el mundo al NAS.

Dentro de las configuraciones de sistema tenemos el control de una UPS, en caso de tener una, el control de las impresoras conectadas al NAS, actualizaciones de software y también el QuickTransfer, característica que permite copiar a una carpeta del NAS todo lo que contiene un dispositivo USB con solo presionar un botón.

Las opciones de respaldo son parecidas a las disponibles en la nube, siendo lo único diferente el Time Machine, que es muy útil para los usuarios de Mac OS X 10.5 en adelante, permitiendo hacer respaldos y restauraciones de forma automática.

Dentro de los medios tenemos la posibilidad de que el contenido agregado a una carpeta en particular se suba automáticamente a Facebook, Flickr o YouTube. Otra opción interesante son las descargas Torrent y por último pero no menos importante, el soporte para cámaras de vigilancia conectadas a la misma red del NAS, lo que permite grabar todo lo que ven las cámaras en el ix2-200, convirtiendo a esta combinación (cámaras en red + ix2-200) en un sistema de video vigilancia de nivel profesional pero casero.

En esta pestaña podemos configurar algunos parámetros relacionados con el almacenamiento, como los recursos compartidos (carpetas compartidas),  la configuración de las unidades de almacenamiento (normal, RAID-0, RAID-1) y de las unidades externas conectadas.

En este menú destacamos los protocolos disponibles, donde tenemos la posibilidad de agregar un adaptador Bluetooth y que el NAS lo reconozca operando con normalidad, aparte de diferentes protocolos de accesos, uso compartido y sincronización.

En cuanto al uso, operamos bajo una red Gigabit certificada hasta el último cable, así que no tuvimos limitantes por esa parte. En cuanto a la transferencia vimos que dependiendo del arreglo de discos utilizado era la velocidad que se lograba, siendo el RAID-1 con encriptación lo más lento, apenas rozando los 2 MB/s, mientras que el uso con las unidades sin ningún tipo de arreglo ni encriptación nos permitió llegar a 10 MB/s con un archivo sólido de 4,8 GB.

También pusimos a prueba el uso compartido, probando la compatibilidad entre diferentes sistemas operativos y el NAS, operando con normalidad con todos ellos, pudiendo reproducir contenido multimedia sin problemas, prueba que realizamos corriendo el mismo video en Full HD desde 5 distintas instancias en diferentes puntos de red, reproduciendo sin cortes el contenido.

Para las tareas domésticas el NAS operó más que bien y en la oficina fue el complemento perfecto para las tareas diarias, compartiendo información entre diferentes computadores.

Conclusión

Luego de estar durante tres semanas usando a diario el NAS se hace simple configurarlo, aprovechar sus características y convertirlo en un centro de datos compartidos, donde diferentes personas, desde diferentes lugares de una oficina o del mundo pueden acceder y compartir información sin tener que estar necesariamente en la misma red, siendo esto algo importante cuando tu oficina está en todas partes y trabajas con muchas personas extranjeras que cumplen con sus labores desde sus hogares.

Otra característica notable es la posibilidad de controlar cámaras de video vigilancia que estén conectadas a la misma red, permitiendo transformar al ix-200 en un complemento perfecto a la vigilancia.

Ahora, todos están claros que un producto así vale su peso en oro, por lo que adquirir uno de estos requiere de un desembolso importante, pero que a la larga se paga la inversión con una mayor productividad.

Lo Bueno

  • Capacidad de almacenamiento suficiente para una oficina pequeña.
  • Se puede usar en conjunto con cámaras de video vigilancia conectadas a la misma red.
  • Es compacto y no hace ruido, pensando en los que puedan instalarlo cerca de su cama.

Lo Malo

  • El costo puede en un principio ser una barrera difícil de superar para muchos posibles compradores.
  • No incorpora soporte WiFi para compartir información directamente con el NAS sin pasar por la Intranet.
  • El soporte del disco duro debería ser de metal, para ayudar a disipar el calor.

 

 

También puedes comentar en nuestro foro.

powered byDisqus