[Guía] El problema de no limpiar el interior del gabinete del PC y cómo hacerlo

Toda computadora necesita cuidados, y algo que muchas veces no hacemos es limpiar el PC para librarlo de polvo y asegurar su buen funcionamiento.

Tener una computadora de escritorio trae diversos beneficios, destacando un costo monetario óptimo a cambio de un gran rendimiento para correr toda clase de aplicaciones, como videojuegos. Sin embargo, tener una "torre" o gabinete en nuestro hogar requiere de diversas labores, o como diría Spiderman: "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad", la que muchas veces se nos olvida estando ensimismados en las tareas que podemos realizar con el PC.

Los usuarios entusiastas sabrán la importancia de limpiar sus equipos, pero no está de más recordarle a todos quienes tienen una computadora en su oficina o dormitorio, que con el tiempo de uso la suciedad se acumula al interior de los gabinetes y con el pasar de los meses, e incluso años, la cantidad de polvo puede llegar a ser totalmente exagerada especialmente si la máquina se encuentra en una locación donde existe mucha suciedad.

Uno de los usuarios de nuestro foro lo vivió en carne propia al recibir un PC con "problemas técnicos", los cuales se vieron explicados al abrir el gabinete y encontrar la siguiente sorpresa:

¿Cuál es el problema de esta situación? Aparte de la crianza involuntaria de seres vivos exóticos, el polvo puede ocasionar problemas en los componentes internos a raíz del aumento de las temperaturas, por el bloqueo de las vías de ventilación y el mal funcionamiento de las aspas de los ventiladores internos, como los del disipador en la CPU y sistema de refrigeración de la tarjeta de video, entro otros.

¿Cómo hacerlo?

Si ya estamos conscientes del problema, limpiar la computadora no es algo que podamos hacer de la forma que se nos antoje. Hay que tener en cuenta dos puntos importantísimos al momento de retirar el polvo y suciedad: la estática y los líquidos. Ambos elementos son nocivos para los componentes internos, como placa madre y memorias, por lo que debemos tener en mente evitarlos en cualquier acción que realicemos dentro del gabinete.

En este sentido, la elección de las herramientas es esencial. Si tenemos polvo, la idea es sacarlo, y para aquello un método popular es a través de aire. Está prohibido soplar con nuestra boca, ya que emitimos humedad y líquidos (saliva), lo que daña el PC. En cambio, es mejor utilizar un artefacto especializado, como un soplador:

Pero si no disponemos del presupuesto para una de estas máquinas o bien sabemos que vamos a limpiar muy poco el PC (hay que ser realistas), ir por una lata de aire comprimido es una gran opción, ambos artefactos cumpliendo la misma función.

¿Y una aspiradora configurada para expulsar aire? Dicen las malas lenguas que algunos modelos acumulan estática, y como la estática es nuestra enemiga, mejor prevenir que lamentar. Hay historias míticas de personas que han estropeado sus equipos supuestamente por utilizar una aspiradora, así que mejor mantenerse lejos de aquello.

Ahora, si vemos que las placas con circuitos están manchadas con algo extraño y queremos limpiar, debemos usar alcohol isopropílico como disolvente de mugre, ya que no dejará ninguna marca en el hardware y al ser de rápida evaporación, no pone en peligro los metales involucrados. Para esto, algunos especialistas recomiendan la utilización del alcohol junto a una brocha no sintética, es decir, con pelo de su animal favorito.

Finalmente, una importante consideración que debemos tomar es la de desconectar todo lo que podamos de nuestro PC antes de iniciar la limpieza, con especial énfasis en los ventiladores. Otras historias trágicas cuentan que a raíz de posibles cargas eléctricas generadas por la rotación involuntaria del ventilador, se pueden dañar los componentes conectados a éstos, esencialmente la placa madre.

También pueden comentar en nuestro foro, aportando sus propias ideas y experiencias.

powered byDisqus