CHW te ayuda a elegir un microprocesador: Parte 2

Intel o AMD: Navegando entre el confuso mar de características a considerar en la elección de un CPU.

En esta segunda entrega pasaremos a describir algunos aspectos algo técnicos, por lo que lamentablemente a diferencia de nuestra guía de consejos generales para elegir un componente interno para tu PC y de la primera parte de  nuestra guía para elegir un microprocesador, estará llena de términos técnicos que intentaré explicar de la manera más simple posible.

*Esta sección va enfocada a usuarios con algo de conocimientos, pero de todas formas no está de más saberlo, pues con algo de investigación, podría también servirte.

Características de los microprocesadores actuales

Los microprocesadores actuales poseen muchas características, pero lamentablemente no todos poseen todas ellas, incluso podemos apreciar esto dentro de productos de la misma marca; por lo que algunas de las características que mencionaremos a continuación no estarán presenten en algunos productos de gamas bajas y medias. Por ello, recomendamos elegir productos que posean algunas de estas características sobre otros de precios similares que carezcan de ellas.

Modo Turbo (Turbo Boost/Turbo Core)

Esta característica incrementa la frecuencia de funcionamiento del microprocesador (de uno de sus núcleos en los microprocesadores Intel y de la mitad de los núcleos en los microprocesadores AMD) a fin de ofrecer un mejor rendimiento en aplicaciones demandantes y que usen pocos hilos de ejecución.

Aunque se ha diseñado para incrementar el rendimiento de aplicaciones mono-hilo, es posible sacar provecho de esta característica para incrementar ligeramente la frecuencia de funcionamiento del microprocesador (en combinación con la tarjeta madre adecuada), ganando algo de rendimiento adicional; algo muy valorado por los overclockers.

  • Microprocesadores compatibles: Intel Core i5 y Core i7, y a los microprocesadores AMD Phenom II, FX, A-Series, E-Series y a los futuros Athlon y Sempron socket FM2.
  • Microprocesadores sin Turbo: Intel Atom, Celeron, Pentium y Core i3, y AMD Athlon II y Sempron para socket AM3 y FM1.

Multiplicador desbloqueado

Característica muy importante, sobre todo en los microprocesadores Intel, pues en combinación con el chipset apropiado (trataremos dicho tema en otro artículo) ayudarán a que podamos forzar su rendimiento (overclock) más allá del ofrecido por su configuración predeterminada.

En los microprocesadores AMD, esta característica, aunque no deja de ser importante, de cierta forma no es un factor trascendental, pues sus chipsets permiten incrementar por gran margen la frecuencia del bus del sistema (en los de Intel, el margen es de apenas un 5%), con lo que se consiguen similares resultados a los ofrecidos por el multiplicador desbloqueado a la hora de realizar overclock al microprocesador.

  • Microprocesadores compatibles: Intel Core i5 K-Series y Core i7 K-Series, y AMD FX-Series, A-Series “K” y Phenom II BE (Black Edition) Series.
  • Microprocesadores con multiplicador bloqueado: Todos los demás no mencionados.

Juegos de instrucciones avanzadas

Los más modernos microprocesadores poseen los más recientes juegos de instrucciones como AVX, AVX 1.1, FMA3/4, entre otras, las que son aprovechadas por algunas aplicaciones para ofrecer un mayor rendimiento que el de otros CPUs que carecen de ellas. Además ofrecen una mayor protección a tu inversión, pues estarán mejor preparados para las aplicaciones futuras.

  • Microprocesadores compatibles: Intel Core i7/i5/i3 (AVX) y AMD FX-Series, A-Series de segunda generación y Athlon y Sempron para socket FM2 (AVX, AVX 1.1, FMA4/3).
  • Microprocesadores sin juegos de instrucciones avanzadas: Intel Pentium, Celeron y Atom, AMD A-Series de 1° generación (socket FM1), Phenom II, Athlon II y Sempron para socket AM3, y E-Series.

CPUs con “poder oculto”

En esta categoría tenemos a microprocesadores con características ocultas y/o poco documentadas, las que están listas para que un usuario informado tome partido de ellas en combinación con la tarjeta madre adecuada, consiguiendo un rendimiento mucho mayor.

  • Microprocesadores compatibles: AMD Phenom II X2, X3 Y X4 (sólo los X4 basados en el núcleo Zosma), Athlon II X3 y Sempron para socket AM3; a los que se les puede habilitar entre uno a dos núcleos que vienen deshabilitados de fábrica.

Rendimiento por ciclo, frecuencia y multiprocesamiento

El rendimiento por ciclo hace referencia al número de cálculos que es capaz de realizar cada núcleo individual del microprocesador en una determinada unidad de tiempo indicada por su frecuencia de funcionamiento, la cual se mide en ciclos por segundo (Hz o hercios), donde, por ejemplo, un microprocesador de 3GHz realiza tres millones de operaciones por segundo, cifra que incluso puede ser mayor o menor debido a particularidades propias de la arquitectura del microprocesador.

El multiprocesamiento hace referencia a la capacidad de realizar múltiples operaciones en el microprocesador, permitiendo ejecutar una o múltiples aplicaciones que requieran muchos hilos de ejecución “al mismo tiempo”; con ello se maximiza la productividad al evitar requerir de varios equipos para realizar dichas labores intensivas por separado.

Aunque un microprocesador mono núcleo es capaz de ejecutar múltiples operaciones intensivas, ejecutando de forma intercalada cada una de las instrucciones de ellas, se puede mejorar ello incrementando el número de unidades de ejecución por núcleo (tecnologías como HyperThreading permiten aprovechar algunos ciclos ociosos de cada uno de los núcleos del microprocesador); pero los mejores resultados se obtienen incrementando el número de núcleos, por lo que los microprocesadores con múltiples núcleos son más eficientes en multiprocesamiento en comparación con microprocesadores con un menor número de núcleos.

Los microprocesadores de Intel se caracterizan por tener un mayor rendimiento por ciclo que los microprocesadores AMD, siempre y cuando ambos posean el mismo número de núcleos y la misma frecuencia de funcionamiento, los CPUs Intel se comportarán algo mejor. Pero cabe considerar que los microprocesadores de AMD funcionan a frecuencias mayores que los CPUs Intel, y en ocasiones ofrecen productos con un mayor número de núcleos a precios similares que las ofertas de Intel con inferior número de núcleos. ¡Difícil elección!

Elegir el microprocesador adecuado entre ambas marcas requiere que realices un balance entre el precio/frecuencia/núcleos que posean, así como la presencia/ausencia de las características mencionadas anteriormente, y decidas cuál de ellos se amoldará al uso que le darás.

El uso al que destinarás tu microprocesador

Hay tantas diversas necesidades que sería muy difícil hallar un microprocesador que las satisfaga todas, pero a riesgo de parecer simplista, agruparé estas necesidades en dos grupos:

Microprocesador para juegos/entretenimiento

Los juegos y aplicaciones de entretenimiento se caracterizan por descansar en el GPU y hacer muy poco o nulo uso del multiprocesamiento, por lo que mientras el procesador que elijas posea al menos dos núcleos y una alta frecuencia de funcionamiento (digamos superior a 2.5GHz) podrá ejecutar la gran mayoría de juegos actuales y aplicaciones de entretenimiento como la reproducción de videos en alta definición, audio multicanal, enciclopedias interactivas, entre otras aplicaciones similares. Es recomendable irse por un modelo con tres o más núcleos si planeas usar emuladores de consolas, o para estar preparado para ejecutar también otros tipos de aplicaciones y juegos intensivos

En el caso particular de los juegos tenemos una variable adicional: el GPU. Y es que debido a las diferencias en la arquitectura de los mismos, algunos poseen mayor dependencia del CPU que otros (lo mismo se puede decir de algunos tipos de juegos como los RTS o juegos de estrategia). Esto lo trataremos en otro artículo dedicado a ello, pero podemos adelantar que los GPUs AMD Radeon HD 7000 Series poseen una menor dependencia del CPU en comparación con otros GPUs como Nvidia GeForce y AMD Radeon HD 6000 Series e inferiores.

Lo anterior es un detalle a considerar si es que deseas adquirir un microprocesador no tan potente como los modelos de gama alta (a mayor dependencia del CPU, el GPU requiere de un CPU más potente para mostrar todo su potencial) y deseas ganar algún FPS (cuadros por segundos) adicional.

Microprocesador para oficina, desarrollo y aplicaciones intensivas

Este tipo de aplicaciones requieren diversas capacidades de procesamiento, por lo que la elección de un modelo en especial varía según el uso al que se le destinará. Un usuario de oficina podría trabajar confortablemente con un microprocesador doble núcleo, mientras que los usuarios de aplicaciones intensivas podrían estar interesados en microprocesadores con cuatro o más núcleos, e incluso podrían interesarles características que incrementen la confiabilidad de los datos procesados, como el soporte a memorias con corrección de errores (ECC).

Para el uso de aplicaciones multi-hilo intensivas, la plataforma Intel LGA 2011 simplemente no tiene rival, sobre todo en sus modelos séxtuple núcleo (Core i7-3900 Series). Alternativas más económicas a ellos podrían ser (sin orden en particular) los microprocesadores cuádruple núcleo Intel Core i7 y Core i5 y los microprocesadores óctuple núcleo AMD FX-Series y Phenom II X6 (séxtuple núcleo).

Esperamos que esta guía te sirva para ayudarte a conocer los detalles a considerar antes de elegir el microprocesador adecuado a tus necesidades. En próximos artículos, detallaremos más a fondo los mejores microprocesadores organizados bajo diversos rangos de precios y orientados a distintos requisitos, y seleccionando a los que consideremos mejores en cada categoría (lo que de seguro muchos esperan). Estén atentos a su próxima publicación.

---------------

Pueden también comentar en nuestro foro.

powered byDisqus